radio online

programas01fa copy

Escuchar ahora: Música PC

La Fundación Santa María la Real lleva a Austria el modelo de gestión del Camino de Santiago con RURITAGE

20 Nov 2019
144 veces
Mostrar el modelo de gestión del Camino de Santiago a posibles replicadores de distintos territorios europeos. Es una de las metas que persigue el proyecto RURITAGE, en el que participa la Fundación Santa María la Real, junto a otras entidades españolas.
 
Para lograrlo, tras la constitución de un HUB o punto de encuentro en torno al Camino, uno de los técnicos de la Fundación, César del Valle, se desplazaba hace unos días a una comarca fronteriza entre Austria y Eslovenia, para aportar la experiencia adquirida y compartir las claves del modelo de éxito que constituye la ruta Jacobea.
 
El Geoparque de Karavanke (ARGE Karawanken), a caballo entre Austria y Eslovenia, ha sido el destino de César del Valle durante casi una semana. ¿El reto? Intercambiar experiencias con los técnicos que gestionan el sitio, establecer contactos con alcaldes y administraciones y mostrarles el modelo de gestión que se está aplicando en el Camino de Santiago a su paso por Castilla y León.
 
“El geoparque tiene un gran potencial, no solo natural, sino también patrimonial y social. En muchos aspectos está consolidado y, en otros, están comenzando a dar los primeros pasos para poder realzar todos esos valores, apostando por un turismo sostenible”, explica Del Valle. “De ahí, su interés por formar parte del proyecto RURITAGE y conocer iniciativas ya consolidados como el Camino”.
 
La experiencia ha sido enriquecedora para los técnicos austriacos y eslovenos también para el español, “aunque en teoría nosotros seamos el modelo a seguir, en cualquier viaje de estas características, el contacto directo con profesionales que trabajan en tu mismo ámbito, te aporta experiencias enriquecedoras y logra que surjan ideas novedosas”.
 
En pleno geoparque se encuentra, el museo arqueológico y de peregrinación de Globasnitz / Globasnica. “El principal reto de RURITAGE, en este caso, al que se han sumado los técnicos del geoparque con nuestra ayuda es incentivar una peregrinación y un turismo sostenible hacia un espacio situado en las cercanías del museo, conocido como Hemmaberg, uno de los pasos en la peregrinación de Santa Emma de Gurk”. Los paralelismos con el Camino a su paso por Castilla y León son evidentes. 
 
El museo y el centro de peregrinación están en plena fase de despegue en lo que se refiere a mostrar su potencial turístico, de ahí su interés por saber “cómo desarrollar un buen plan de gestión, qué aspectos han de tenerse en cuenta, a quiénes han de implicar o hasta qué punto es importante el uso de las nuevas tecnologías”.
 
La experiencia de Del Valle como historiador y coordinador del centro expositivo Rom también fue de gran interés para el desarrollo de la actividad y para asesorar a los anfitriones en torno a las posibilidades turísticas de sus espacios patrimoniales, culturales y naturales.
La visita es una de las experiencias de aprendizaje que el proyecto RURITAGE lleva a cabo entre sus participantes y se completará con la recepción el próximo año en la Montaña Palentina y el Camino de Santiago de participantes de distintas nacionalidades, entre ellas los técnicos y gestores del geoparque.
 
HUB Camino de Santiago
 
Paralelamente al viaje a Austria-Eslovenia, la Fundación sigue trabajando para consolidar el HUB o punto de encuentro en torno al Camino de Santiago, tras su constitución hace unos meses en Carrión de los Condes. “Nuestro objetivo ahora es dotar de contenido al HUB, mantenerlo vivo y no perder el contacto con las instituciones, empresas y entidades que participaron en la primera reunión”, explica Joaquín García, coordinador del proyecto RURITAGE en la Fundación.
 
“Queremos afianzar la comunidad que ya existe en torno al Camino de Santiago en Castilla y León, para analizar y poner en común sus posibilidades de futuro como modelo de desarrollo dentro y fuera de la región”, recuerda. De este modo se cumple con una de las metas de RURITAGE; un proyecto que trabaja dentro del programa Horizonte 2020 para analizar las posibilidades del patrimonio como regenerador de territorios rurales europeos, a través de los intercambios de experiencias y conocimientos, del aprendizaje y del reconocimiento de los valores culturales singulares de cada región. 38 entidades de una veintena de países dan forma a esta iniciativa que cuenta también con la participación de la Fundación Santa María la Real.
 
 
 
Valora este artículo
(0 votos)