radio online

programas01fa copy

Escuchar ahora: Música PC

Abierto el plazo para que las entidades locales presenten las obras prioritarias para abastecimiento y depuración de aguas

20 Feb 2020
138 veces

La Diputación de Palencia publica hoy en el Boletín Oficial de la Provincia de Palencia las bases de la convocatoria de sendos planes de actuaciones prioritarias en materia de depuración y abastecimiento de aguas, lo que abre el plazo de un mes para que los ayuntamientos y las juntas vecinales que cumplan los requisitos de las bases presenten a esta administración sus proyectos para acometer obras en ese sentido en sus respectivas localidades. Se trata de las primeras acciones puestas en marcha del III Programa CIMA (Ciclo Integral Municipal del Agua) 2020-2023, con el que la Diputación prevé impulsar inversiones y otras acciones en este ámbito por importe global superior a los nueve millones de euros en este cuatrienio.

Cada uno de los dos planes de obras prioritarias para abastecimiento o depuración de aguas estará dotado en este periodo con más de un millón de euros: 300.000 euros en cada anualidad de 2021, 2022 y 2023, y 112.500 euros en el ejercicio actual. Con esa aportación, la Diputación sufragará el 80% del coste de las obras, mientras los ayuntamientos y las juntas vecinales deberán financiar el 20% restante.

La menor consignación para este año se explica por la experiencia de los dos programas CIMA anteriores, ya que en la primera convocatoria hay más peticiones de los entes locales para estudios previos, anteproyectos y redacción de proyectos de obras que se ejecutan en los posteriores ejercicios, elaboración de documentos que también son actuaciones subvencionables. En cambio, no son objeto de esta convocatoria la adquisición de terrenos para instalar elementos de abastecimiento o depuración, ni las obras de limpieza, explotación o mantenimiento de sistemas existentes, ni las obras en la red de alcantarillado en los cascos urbanos, que pueden solicitarse a través de los Planes Provinciales.

Por lo que respecta al plan de actuaciones prioritarias en abastecimiento, la Diputación acoge en esta convocatoria las inversiones en elementos de la infraestructura hidráulica «en alta», como obras de captación, aducción o traída, tratamiento y estación potabilizadora, depósito y elementos auxiliares para el funcionamiento (equipos de impulso, tuberías auxiliares, bombas, válvulas…). Podrán presentar obras completas, cuya ejecución necesite una planificación que proporcione a la localidad soluciones a largo plazo que garanticen el suministro de agua potable a la población.

En cambio, no son objeto de esta convocatoria, ya que existe otra anual específica de subvenciones mediante concurso por parte de la Diputación, las pequeñas obras y reparaciones en los sistemas de abastecimiento por actuaciones de emergencia en el ciclo hidráulico, ni las obras en la red de distribución del agua, que los ayuntamientos y las juntas vecinales suelen incluir en sus solicitudes de Planes Provinciales.

INCARDINADAS EN LOS ODS. Como el resto de las actuaciones de la Diputación de Palencia a partir de este 2020, estos dos planes se incardinan en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 marcada por Naciones Unidas. En concreto, avanzan en el cumplimiento de las metas 6.3 («Mejorar la calidad del agua. Reducir la contaminación y las aguas residuales») y 6.4 («Aumentar el uso eficiente de los recursos hídricos (extracción de agua dulce»).

Mientras que el plan de obras prioritarias para abastecimiento está abierto a todos los ayuntamientos y localidades del medio rural (menos de 20.000 habitantes; es decir, todos los núcleos de población salvo la capital palentina), en el plan de obras prioritarias para depuración se han establecido unos requisitos para que los entes locales puedan ser beneficiarios: podrán acogerse los núcleos de población con más de cien habitantes según el último padrón, que no tengan más de dos mil habitantes equivalentes (conforme al Real Decreto-Ley 11/1995 que establece las normas de tratamiento de aguas residuales urbanas, donde se ponderan otros factores no demográficos), y que aún carezcan de un sistema de depuración, o bien dispongan de uno «no adecuado» según el inventario de vertidos de la Confederación Hidrográfica del Duero.

En este tipo de obras, la Diputación de Palencia aplicará cuatro criterios de valoración de los proyectos: la magnitud, relevancia y urgencia de la necesidad expuesta en el proyecto; la viabilidad técnica y económica de la actuación, priorizándose las que logren el objetivo de la convocatoria con una menor inversión; la utilidad social de la actuación, en función de la población, el carácter supramunicipal y la afección a más de un núcleo de población; y los criterios medioambientales, con una valoración positiva si se ven afectadas áreas de la Red Natura 2000 o entornos naturales especialmente sensibles.

En el caso de las obras de abastecimiento, se valoran igualmente los tres primeros criterios, a los que se añaden otros dos: la adecuada gestión del agua por el ente local solicitante (mecanismos de ahorro, gravamen estacional en su ordenanza y su cumplimiento efectivo); y también un sentido medioambiental basado en una gestión sostenible del abastecimiento, tanto en su dimensión económica como ambiental, a base de infraestructuras que persigan la eficacia y la eficiencia de las captaciones y conducciones, así como de los depósitos y los tratamientos del agua para consumo.

La Diputación de Palencia aprobó en el pleno ordinario de enero el impulso a estas primeras actuaciones del III Programa CIMA 2020-2023 del Ciclo Integral Municipal del Agua, que en estos cuatro próximos años de desarrollo supondrá una inversión global de unos nueve millones de euros, una cifra similar a cada uno de los CIMA anteriores 2012-2015 y 2016-2019.

Esta administración creó el CIMA en 2012 tras un análisis de la situación en la provincia de la prestación de los servicios de abastecimiento de agua a domicilio y de evacuación y tratamiento de las aguas residuales, competencia que el artículo 25 de la Ley de Bases de Régimen Local asigna a todos los municipios, con independencia de su población. La Diputación enmarca este programa en su misión de favorecer y apoyar la prestación de los servicios municipales, lo que se traduce en su coordinación para garantizar una prestación integral y adecuada, en la cooperación técnica, jurídica y económica con los municipios; y en el fomento o coordinación de la prestación de servicios municipales en la provincia.

Los dos anteriores programas CIMA supusieron en el periodo 2012-2019 casi tres mil actuaciones —incluidas más de mil cien obras e inversiones— por un importe global de diecinueve millones de euros. Tras aplicar un enfoque integral en el primer programa CIMA, el segundo ya introdujo criterios de sostenibilidad en la gestión municipal del agua, al completar la planificación y la inversión con garantías de un uso adecuado de los recursos hídricos y sus instalaciones, apostando por la implicación de usuarios y entidades competentes en el buen uso del agua.

CINCO LÍNEAS ESTRATÉGICAS. El sentido transversal que ha ido adquiriendo el programa CIMA es una de sus características, acentuada en este III CIMA 2020-2023 cuyo diseño ultima la Diputación, si bien ya se empieza a aplicar con estos primeros planes para obras prioritarias de abastecimiento y depuración. El nuevo programa —que se integra como uno de los ejes del Plan de Acción de Lucha contra el Cambio Climático y de Economía Circular de la Diputación de Palencia— se articulará en cinco líneas estratégicas de actuación:

1-Planificación de sistemas de abastecimiento y saneamiento, con asistencia y asesoramiento técnico desde la Diputación.

2-Modernización y mejora de los sistemas de abastecimiento.

3-Conservación, modernización y mejora de las redes de distribución y alcantarillado.

4-Construcción, renovación y adecuación de los sistemas de depuración.

5-Formación, divulgación y sensibilización.

Esta última línea revela la necesidad de completar la planificación y la inversión con las garantías de un uso adecuado del recurso del agua y de las infraestructuras, mediante la formación de los responsables municipales en la gestión y la sensibilización del usuario. Para ello, es indispensable también una mayor participación de las comunidades locales, con programas específicos de información y sensibilización, principalmente dirigidos a todos los colectivos implicados desde los propios gestores municipales a la población residente y estacional.

Valora este artículo
(0 votos)