radio online
Sin eventos

Apuesta por las nuevas tecnologías para garantizar la seguridad y la eficiencia de las visitas turísticas al patrimonio

08 Abr 2021
79 veces

Fundación Santa María la Real y la empresa tecnológica Signeblock colaboran desde el inicio de la pandemia para introducir la tecnología blockchain en el sistema de monitorización del patrimonio MHS, desarrollado por la Fundación.  

Los últimos frutos de esta colaboración permiten demostrar ante los usuarios que se cumplen todas las medidas de seguridad en las visitas a los espacios turísticos patrimoniales; al ofrecer información detallada de parámetros ahora esenciales como son los flujos de visitantes, el control de aforos, la calidad del aire o la limpieza, entre otros.  

Según datos aportados por Exceltur, la alianza para la excelencia turística, en 2019 la aportación del turismo al PIB español era del 12,4%, su máximo histórico; mientras que 2020 se cerró con un desplome de ocho puntos (4,3%). Además, el número de turistas que visitaron el año pasado nuestro país cayó en torno al 77%, con el consecuente perjuicio económico, y aún nos quedan por conocer las cifras de esta pasada Semana Santa. 

El patrimonio cultural es un pilar fundamental del turismo en España. En 2019, el año previo a la pandemia, España recibió más de 14 millones de turistas extranjeros con una clara motivación cultural en sus viajes. A estos hay que sumar otros 16 millones de españoles que se desplazaron dentro de nuestro país por motivos principalmente culturales. Se estima que, antes de la pandemia, las visitas relacionadas con la cultura formaban parte de más del 35% del total de viajes en España. Es la prueba de que nuestros museos y monumentos no solo son un importante foco de atracción turística, sino que son capaces de generar una riqueza directa que supera los 50.000 millones de euros, gracias al gasto realizado en ellos por las personas que los visitan. 

Transformar el patrimonio en motor de desarrollo

Para poder recobrar estas cifras y lograr que el turismo vuelva a ser un motor en la recuperación económica tras la crisis del coronavirus, los expertos son unánimes: es necesario otorgar confianza a los visitantes con la creación de destinos seguros, y esta confianza se consigue, principalmente, aportando mayor seguridad en las visitas, de manera demostrable. 

Desde el inicio de la pandemia, la Fundación Santa María la Real ha mantenido su apuesta por transformar el patrimonio cultural en un elemento generador de desarrollo. En 2020, gracias al apoyo de la Junta de Castilla y León, la Fundación integró una nueva funcionalidad en su sistema MHS para la gestión del patrimonio cultural, que permitía la realización de visitas a espacios patrimoniales de forma segura y eficiente, controlando de forma automática la ocupación máxima exigida para hacer frente al coronavirus mediante tecnologías blockchain y Deep Learning. 

Ahora, la Fundación redobla esfuerzos para crear “una herramienta más avanzada que permita demostrar ante el usuario que el museo o monumento que va a visitar cumple no solo con los aforos permitidos, sino con toda la normativa relativa a la seguridad en las visitas turísticas al patrimonio”, según ha explicado el director del área de Turismo y Cultura de la entidad, Víctor Álvarez. 

Más seguridad y confianza gracias a la tecnología blockchain

Para ello contará con la colaboración de la empresa tecnológica SigneBlock, del grupo Signe, que le ayudará a integrar la tecnología blockchain en este nuevo servicio del sistema de monitorización del patrimonio MHS y, de ese modo, garantizar la seguridad de los espacios patrimoniales y transmitir la confianza que el público necesita para visitarlos con plenas garantías.  

“Nuestra intención es generar la confianza necesaria en que España es un destino seguro”, aclara Álvarez, “permitiendo que los museos y monumentos sigan atrayendo cada vez más público y favoreciendo de ese modo a la recuperación económica de nuestro país”. Así, a través de la plataforma de trazabilidad blockchain ‘GOUZE’ se podrá certificar de manera inalterable el cumplimiento de la normativa en seguridad -como las especificaciones UNE promovidas desde el ICTE, el Instituto para la Calidad Turística Española- y la aplicación de las medidas como el control de aforo y  flujo de personas, la calidad del aire o la limpieza de espacios, entre otros. 

Para Marta Gutiérrez, CEO de SigneBlock, “una de los condicionantes fundamentales que caracteriza esta pandemia y sobre todo va a condicionar la recuperación económica de los países es la posibilidad de incorporar herramientas tecnológicas que ayuden, no sólo a hacer frente a la enfermedad, sino también en generar confianza en la población en relación con un bajo riesgo de contagio y que incentive la inversión. Generar confianza para que España sea elegido como destino turístico seguro a partir de la generación de evidencias de forma transparente e inmutable es posible gracias a la tecnología blockchain. Claramente la apuesta de la Fundación Santa María la Real de incorporar dicha transparencia a sus procesos crea un precedente sin igual a nivel mundial y desde Signeblock nos sentimos muy agradecidos de poder formar parte del proyecto y colaborar en la medida de nuestras posibilidades a dicha recuperación”.

 
Valora este artículo
(0 votos)